Fucking perfect.

Esta entrada va para una canción que siempre ha conseguido hacerme sonreír. Es una de aquellas letras que cuando la escuchas sientes que alguien te ha leído la mente y ha querido decirte: “Eh, deja de pensar gilipolleces, vales, vales mucho. Que nadie te haga creer lo contrario”.

Y más me emociona el darme cuenta de que mis padres han estado ahí siempre diciéndome lo mismo, ya sea con palabras o con actos. Ojalá algún día pueda hacerles ver a mis hijos lo mismo, que no tienen que cambiar por y para nadie, que son jodidamente perfectos para mí.

Porque por mil defectos que tengamos, todos somos jodidamente perfectos a ojos de quien nos quiere de verdad.

Gracias 🙂

Anuncios